Sociable

30/1/10

Y Ahora sólo me falta escribir un libro....

Pues sí...siempre he sido de esas personas que han explorado en los caminos de la literatura como medio de expresión (desahogo) en momentos de extremeda brillantez...(bueno seamos mas modestos...jejeje), comencé escribiendo un pequeño "guión" "El Espiritu Maligno", del cual conseguí rodar varias escenas, cambiando constantemente los personajes sin que llegase nunca a ningún buen puerto...lo cierto es que mas que rodar, acababamos comiendo cheetos y ganchitos durante horas...lo cual sería como el preludio de las ya bautizadas tardes de coffe, pero sin guiones y con Starbucks como prota principal...
Luego acabé empleando las interminables English lessons, para traducir canciones de Christina Aguilera o Avril  Lavigne y por supuesto lanzarme a hacer mis pinitos como cantautora, lo que ocurre que, de cantante nada...y bueno si ya el punto fuerte fallaba...como que no lucía demasiado la canción...
Y así entre guiones y canciones, llega una pequeña novela de atardecer de agosto...ambientada en cualquier lugar de una gran ciudad, que pudiera ser Roma o Civitavecchia, pero que bien puede ser Valencia también...quizás menos sugerente por la proximidad, porque bien se sabe que aquello que se nos presenta como desconocido es mucho más atractivo y atrayente que aquello que reconocemos como familiar (lo leí en uno de mis años de carrera en Artes, para la asignatura de escultura y creerme que aunque leer ensayos era casi un suplicio en la práctica, ha acabado siendo de aquellas cosas que, como el buen vino, aprendes a valorarlas con el tiempo, cuando ya lo has madurado...)

No hay comentarios:

Publicar un comentario